Subcontratación: un balsa para sobrevivir a la crisis económica

La situación económica a nivel mundial es muy complicada y en México ni se diga, la inflación, los impuestos, la invasión comercial de empresas extranjeras y hasta la inseguridad han puesto muchas piedras en el camino de la economía nacional, pero más aún si hablamos de iniciativa privada.

Por todas las razones anteriores es que en México al menos 65% de las PyMes fracasan antes de cumplir sus primeros cinco años, pues es difícil sobrellevar toda la carga económica y además enfrentarse con tantas trabas puestas por el mismo gobierno.

En mi experiencia como empresaria mexicana la situación de hoy es extrema, se trata más de una cuestión de fe ciega que de perspectivas realistas, pues los negocios nacientes en el país deben sobrellevar sus primeros años casi a puras pérdidas.

Captura de pantalla 2019-05-13 a las 6.20.43 p.m.A la reciente entrada del presidente Andrés Manuel López Obrador se habló mucho de regular a las empresas de subcontratación, aquellas que llevan los recursos humanos de muchas compañías haciendo un trabajo de “tercero” en la relación empleador-empleado.

Y sí, es verdad que en un principio esta modalidad laboral pudo prestarse a que muchos trabajadores no tuvieran las prestaciones de ley y las empresas evadieran así sus obligaciones. Sin embargo, hoy día este sistema ya se contempla de manera legal, hay regulaciones y organismos que vigilan que ningún derecho sea violentado bajo el nombre de la subcontratación.

Pero, ¿y qué pasa con la opinión del empresario?

Yo puedo decir, como dueña de un negocio que tiene menos de tres años en el mercado, que la tercerización me representó una opción práctica y el ahorro de mucho dinero en términos de recursos humanos, pero no por evadir mis obligaciones, sino que gracias a este sistema yo no tiré tiempo, dinero y esfuerzo en manejar a mis empleados, alguien más lo hizo por mí y yo pude enfocar toda mi visión en hacer crecer a mi empresa.

Vale la pena revisar las cifras, gracias a la tercerización la iniciativa privada se mantiene y crece, aumentan las fuentes de empleo en México y hay mayor esperanza de vida para las PyMes. Pero es una cuestión de abrirse a un modelo empresarial que ya funciona en otros países y tiene todo para funcionar aquí.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s